PETER PAN 20-22 SEP
SHOWCENTER COMPLEX

×

VOLTEA TU PANTALLA

COREOGRAFÍA

Luis Serrano sobre el original de Marius Petipa y Alexander Gorsky

MÚSICA

Ludwig Minkus

Don Quijote, un excéntrico hombre de campo, se considera el legítimo sucesor de los caballeros andantes medievales, sobre los cuales ha leído quizá demasiado. Sueña con una noble dama llamada Dulcinea, en cuyo nombre llevará a cabo grandes hazañas. Sus sueños son interrumpidos por la entrada de su vecino Sancho Panza e inmediatamente Don Quijote lo nombra su escudero y ambos parten en pos de aventuras caballerescas de amor y guerra.


PRIMER ACTO

Kitri, hija del posadero Lorenzo, busca a su enamorado, el barbero Basilio, con quien se encuentra en la plaza del pueblo. Su alegre danza se ve interrumpida al llegar el padre de Kitri, quien desea desposarla con el rico y noble Gameche, pero ella se rehúsa terminantemente. Mientras tanto, llegan Don Quijote y Sancho Panza quienes cansados del viaje buscan un lugar en dónde comer y beber. La gente del pueblo continúa danzando alegremente y comienzan a mofarse de Sancho, hasta que su amo llega a rescatarlo. Don Quijote admira a Kitri y cree ver en ella a su amada Dulcinea. Entre toda la confusión KitrI y Basilio escapan.


SEGUNDO ACTO

Kitri y y Basilio buscan refugio cerca de un campamento de gitanos, quienes pronto se dan cuenta de la presencia de los jóvenes y aceptan darles refugio. Don Quijote, acompañado por Sancho Panza llega al lugar y al ver a Kitri, la saluda galantemente confundiéndola con Dulcinea. Kitri lo presenta con el jefe de los gitanos y bailan para él. De repente, Don Quijote ve un molino de viento que su imaginación transforma en un enemigo gigante contra el cual debe luchar. Las aspas del molino lo derriban y en medio de su locura, Kitri y Basilio deciden irse.
En un estado de alucinación provocado por las heridas, Don Quijote sueña que es transportado a un jardín encantado, como una recompensa por su valor y lealtad. Su imaginación lo conduce hacia Dulcinea, Cupido y la Reina de las Driadas, pero su visión confusa desaparece repentinamente. Lorenzo y Gameche, que acaban de llegar en busca de los fugitivos, son interceptados por Don Quijote y Sancho Panza, que en afán de darle tiempo a los enamorados para poder escapar, los confunden en su búsqueda.
Lorenzo está decidido más que nunca a casar a su hija con Gamache, y Basilio desesperado finge quitarse la vida. Kitri le suplica a Don Quijote que los ayude y éste pide al cura que los case, obligando a Lorenzo a dar su consentimiento. Lorenzo acepta la unión, pues cree que Basilio ha muerto. Luego del casamiento, Basilio se levanta más vivo que nunca y confiesa que todo fue un truco. Todos en el pueblo celebran el matrimonio de Kitri y Basilio y durante el júbilo, Don Quijote y su escudero parten en busca de nuevas aventuras.