La Bayadera de Carreño

Monterrey, México (11 marzo 2017).- El amor, las disputas, la traición y los engaños de “La Bayadera”, una de las obras fundamentales de la danza clásica a nivel mundial, volverán a Monterrey a finales de abril.

Con esta puesta del Ballet de Monterrey, dirigida por José Manuel Carreño, con coreografía de Luis Serrano, la compañía busca retomar este clásico para que el público regio se conecte de nuevo con ella.

La obra fue montada por última vez en el BdM en el 2011, cuando Luis Serrano dirigía la compañía, y está realizada en dos actos.

“Aunque algunas compañías la presentan de tres actos, ésta consta de dos”, comenta Serrano.

Además es una combinación de las interpretaciones que hicieron de “La Bayadera” los “monstruos” rusos de la danza, Rudolf Nuréyev y Natalia Makarova.

En esta ocasión se presenta en la Temporada de Primavera del BdM del viernes 28 al domingo 30 de abril, y del viernes 5 al domingo 7 de mayo en el Teatro de la Ciudad, y el primer fin de semana será acompañada por la Orquesta Sinfónica de la UANL.

Además el BdM tendrá actuaciones en León, en mayo, y en Monclova, en junio.

 1 LA BAYADERA Y LA ÉPICA INDIA

“La Bayadera”, escrita por Sergei Khudekov, y coreografiada por Marius Petipa, se estrenó en enero de 1877 en el Teatro Bolshoi.

Con música compuesta por Ludwig Minkus, el ballet está basado en dos dramas del poeta indio Kalidasa, quien vivió en el siglo 6.

En la puesta situada en el lejano oriente se da a luz a una complicada historia de amores contrariados, celos, crimen, dolor y expiación.

En el primer acto de la obra se narra la historia de la protagonista, Nikiya, una hermosa y delicada bayadera que se enamora del noble guerrero Solor, quien le jura amor eterno.

Pero Solor falta a su promesa y se casa con Gamzatti, hija del Rajah de la provincia, y en su boda Nikiya es invitada a danzar.

Esto genera una serie de desencantos, traiciones y engaños, que concluyen con la muerte de Nikiya, quien es picada por una serpiente escondida en una cesta de flores enviada por Gamzatti. Y aunque pudo haber tomado un antídoto, Nikiya decide morir porque supone que fue su amado quien la orilló a su final.

En el segundo acto, Solor, cegado por la muerte de Nikiya entra en un trance donde comienza a bailar en el Reino de las Sombras. Ahí, espíritus etéreos bailan alrededor de él.

2 DIFICULTADES DE LA PUESTA

Con más de 50 bailarines en el escenario, el montaje y dirección de la obra son complicados, señala Carreño.

“Tiene muchos personajes, muchos bailables, hay mucha gente en el escenario”, dijo.

“Todo el primer acto está lleno de estas danzas, que es una escena tras otra y el segundo acto es un solo hombre, con 24 chicas”.

El segundo acto, en el Reino de las Sombras, es considerado una cumbre de la coreografía mundial, pues Solor danza con las 24 bailarinas que deben dar siempre una sensación etérea.

“Todas visten iguales, y tienen que tener esa misma suavidad, que parezca que no hay esfuerzo, que están en las nubes flotando, y eso lleva muchas horas de ensayo”, comenta Carreño.

El Ballet de Monterrey llevaba más de seis años sin montar esta coreografía en la Ciudad.

“Muchos bailarines no la conocían, a lo mejor la habían visto, pero nunca la han bailado. Es un reto grande porque es lograr una uniformidad, es lograr un estilo de que todas sean parecidas”, expresa Carreño.

“Cuando estás en una compañía de ballet donde son multifacéticos hay que hacer más hincapié en el estilo. Cuando ves una compañía como el (Ballet) Kirov, en Rusia, o la Ópera de Paris, que el 98 por ciento son de la misma escuela, es más fácil sincronizarlos”.

Más que un impedimento, Carreño lo ve como un reto.

“Aquí tengo muchos bailarines que son jóvenes, que son nuevos, y hay que hacer un trabajo, yo diría que mucho más fuerte en cuanto a lograr el estilo, la sincronización”, indica.

“Pero sí se puede. El American Ballet Teathre, que es donde yo pasé la mayor parte de mi tiempo, son bailarines de todas partes del mundo y se logra. Eso se hace con el ensayo”.

En esta puesta se necesita una compañía extensa y con buena condición física, comenta el coreógrafo Luis Serrano.

“Es un ballet de mucha condición física, se necesita mucha condición física sobre todo en los principales. El cuerpo de baile debe ser muy exacto, parecido a ‘El lago de los cisnes’, es mucho desgaste físico”, dijo.

3 COMO EN CASA

Para Carreño, ex primera figura del American Ballet Teathre, montar esta obra de arte universal lo hace sentirse como en casa.

“A mí me encanta, yo soy un bailarín de formación clásica, me encanta esta obra de ‘La Bayadera’, me encanta sentirme un príncipe, un guerrero, los templos, me fascina.

“El estilo que tiene de que los guerreros siempre se están saludando. Y más que nada para mí, el objetivo es traer a la comunidad y que se integre más a la compañía, que sienta que es de ellos”.

– ¿Por qué los clásicos siguen atrayendo a tanta gente?

“Son historias del pasado, como está ‘Giselle’, como está ‘Coppelia’, ‘La Bayadera’, ‘La Bella Durmiente’. Son obras de siglos, pero se retoman muy bien. Siempre sé que, por ejemplo, ‘La Bayadera’ y el ‘Lago de los Cisnes’ siempre van a atraer a la gente al teatro”.

A varias semanas de la presentación, la obra se encuentra en el periodo de ensayos. En la práctica, Carreño, de mezclilla y tenis, a veces se incorpora en la danza y demuestra su talento como bailarín.

“A veces no sabes todo lo que tienes, todo lo que conoces hasta que lo tienes que compartir y enseñar”, platicó.

“Uno no se da cuenta porque como bailarín activo yo me la aplicaba a mí mismo, ahora como director y como maestro docente, lo estoy aplicando en otras personas”.

Este clásico de la danza internacional volverá a la Ciudad tras seis años y promete sorprender al público regio.

Asiste

Temporada de Primavera del Ballet de Monterrey
 “La Bayadera”

– Abril: viernes 28 al domingo 30
– Mayo: viernes 5 al domingo 7
– Teatro de la Ciudad